“Javi cura, de Alfaro a Arnedo” Brindis de despedida

-De nuestro misionero Rufino Grández-

1. “Rey, Sacerdote y Profeta”

consagrado en el Bautismo,

con la Unción del santo Crisma,

no por mí, por Jesucristo:

tantas veces, alfareños,

en Alfaro he repetido.

2. Eso somos, mis hermanos,

como familia de Cristo,

todos de igual dignidad,

todos hijos en el Hijo,

y todos sin excepción

para ser santos nacidos.

3. En la común vocación

un día Jesús me dijo:

Tú, Javier Martín Martija,

Bautizado, ven conmigo,

serás solo Sacerdote,

para servir elegido.

4. Alfaro será tu plaza,

primicias de tu servicio;

a ser servicial humilde

aprende bien aprendido;

con las gentes de ese pueblo

aprende tu Catecismo.

5. Y ahora me envían a Arnedo

no es que me hayan ascendido…;

es que somos una Iglesia,

unidos a nuestro Obispo,

una Viña a trabajar,

y Dios, que envía, es el mismo.

6. ¡Ay, heriditas del alma,

lágrimas de mis ojitos…!

… Desde Jalisco te escribe

el misionero Rufino…

Sí, Javier, felicidades,

¡hasta siempre, buen testigo!

¡¡¡Muchas gracias a todos por enseñarme a ser sacerdote!!!

¡¡¡Que la Virgen del Burgo os bendiga y fortalezca siempre!!!

HOJA COMPLETA DE ESTE DOMINGO PARA DESCARGAR: hoja parroq 661, 16-septiembre-18.pub

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *